Saltar al contenido
Home » LIFESTYLE » Una radiografía holandesa

Una radiografía holandesa

  • por

La primera vez que visite Holanda fue en el 2001,  la Universidad donde estudiaba en Honduras tenía un programa de verano, para hacer un proyecto y visitar varias universidades de Europa, pues el último país que visitamos fue ahora mi querida Holanda, en aquel entonces, tengo que confesar que no me gusto y dije: “Nunca pienso regresar”… miren donde acabe viviendo :), por eso nunca digas nunca.

La gran pregunta es, ¿por qué no me gustó Holanda, si es un país lindísimo, tierra de grandes pintores y músicos, con mucha libertad para expresarse?, creo que en ese momento tuve un shock cultural, me impresionó ver Amsterdam de noche y ver muchas de las caras de este país, y también tengo que decir que era la primera vez que salía de Honduras y la forma que veía las cosas era muy diferente a como las veo ahora.

Inspirada en eso, te quiero contar un poco sobre este país, dejando aparte los elementos que la hacen famosa, tulipanes, vacas, molinos de vientos, bicicletas, comida, etc, y centrarme en el “alma”, sus valores, debilidades, fortalezas, osea lo que hace que Holanda, sea Holanda.  

Holanda es el país de los más poblados de Europa, la vida cotidiana tiene una estructura sólida y muy planeada nada se deja en manos del azar. Los imprevistos y cambios repentinos no son positivos. Cuenta con un sistema democratico, una sociedad con mentalidad abierta y tolerante, de la cual 82% ya no asisten a la iglesia ni creen en Dios, 25% son ateos y solamente un 17% si creen en Dios.

Basándose en las enseñanzas de Juan Calvino (pastor protestante de los años 1500), los holandeses lograron establecer las bases de una sociedad basada en integridad, respeto, aceptación, perseverancia, confiabilidad, tolerancia, autodisciplina y eficiencia, valores que al día de hoy los siguen aplicando, y son parte de su día a día, aunque ya no practican ninguna religión, de las cuales provienen muchos rasgos de la personalidad de muchos.

La forma directa y franca de hablar es una característica muy única de l@s holandeses y muchas veces si no sabes sobre este rasgo, puede provocar malos entendidos y herir susceptibilidades. Sencillamente dicen lo que piensan sin ningún tipo de colador. Al igual que su sentido del humor, es algo sumamente peculiar y yo al día de hoy no lo logro comprender, para decirte que cuando alguien hace una broma, tengo que preguntarle a Norman si lo que dijo era broma o real.

Te confieso, que en este tema de decir las cosas de manera directa, me ha costado mucho, y me ha tocado aprender a ser directa y franca, sin andar tanto entre las ramas; crecí en un país que le ponemos mantequilla a todas las palabras y pues desaprender a veces cuesta más que aprender algo nuevo.

A pesar de ser una sociedad muy abierta, en lo que respecta al núcleo familiar, es un círculo herméticamente cerrado. El núcleo familiar está separado de la familia extensa. Los hermanos y hermanas adultos generalmente se ven casi  solamente en celebraciones de cumpleaños, bodas, navidades, etc. 

Por sus rasgos individualistas, no existe la obligación moral de cuidar a los miembros de la familia extensa o los padres ancianos, no hay cargo moral por no hacerlo, a diferencia de nuestros países de latinoamérica, donde los padres viven con alguno de sus hijos y llevarlos a una casa hogar sería el peor de los pecado.

Los puntos extremistas están casi ausentes en esta sociedad: extremos políticos, emociones extremas, estilos de vida extravagantes; las vacaciones frecuentes en el extranjero, las casas cómodas y los carros seguros, son preferibles a los artículos de lujo, osea que aqui no se endeudan por comprarse la cartera más nueva de una casa de moda famosas

La planificación es básica para llevar el dia a dia, una agenda o calendario es algo que no puede faltar, las citas, invitaciones a cumpleaños, eventos, etc, tienen que ser planeadas con unas 2 semanas de antelación a lo mínimo, como veras no existe mucho espacio para ser espontáneo; te imaginas lo difícil que fue esto para mi, si en Honduras las cosas se planean horas antes del mismo día y que iba a llevar agenda para apuntar mis citas sociales era algo que nunca imagina, perooooo si que me ayudado muchisimo a ser una más organizada y mejor planificadora. 

Hoy en día, puedo decir que si me gusta Holanda :D, y cada día aprendo algo diferente de la gente, está lleno de gente maravillosa, de las cuales he aprendido muchísimo.  Es un país donde se valora el trabajo duro y los talentos, su mentalidad abierta, la franqueza al hablar, tolerancia, planificadores, regidos por reglas y bien disciplinados: características que permitieron que los holandeses hicieron de este pequeño país (por tamaño) en una potencia económica mundial.

4 comentarios en «Una radiografía holandesa»

  1. Meli, Me encanta la forma narrativa de lo q escribes sobre todo que me permite aprender cosas nuevas, porque estas cosas solo las puedes aprender de alguien que ya ha vivido ahí. Por otro lado hay mucha similitud cultural con Alemania; sin embargo creo q Holanda es sin duda más abierto. Mamá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.